El Concejo Municipal emitió la ordenanza 021-2020 la Ordenanza sustitutiva que regula la utilización y cuidado de los bienes y espacios de uso público en el cantón Rumiñahui.

El cuerpo legal recoge varias disposiciones que impiden el comercio informal, fomentan la libre movilidad de los ciudadanos y obligaciones de cumplimiento de todos los habitantes para mantener el orden y preservar el ornato dentro del Cantón.

Entre los enunciados se prohíbe el uso de aceras, calles, espacios y bienes públicos para ofertar o promocionar bienes y servicios que afecten la seguridad, la libre movilidad de los ciudadanos y de los comerciantes formales.

En el caso de los predios privados los propietarios tienen la obligación de mantener el ornato en las fachadas, portales y aceras así como mantener iluminados los portales para colaborar con la seguridad. Además, la obligación de construir los cerramientos que estén frente a la vía pública.

La ordenanza señala también la vigilancia de la limpieza en los sitios público, entre ellos se prohíbe arrojar cualquier tipo de residuo; sacudir alfombras desde portales, balcones o terrazas; depositar desechos de poda en la vía pública; escupir o satisfacer necesidades fisiológicas en sitios no destinados para el fin; depositar escombros dentro o fuera de los contenedores y abandonar animales muertos o vísceras en la vía pública o contenedores.

En el caso de garajes se prohíbe su uso como bodegas o para la exhibición de productos. En el caso de los locales comerciales, estos  no podrán usar veredas, fachadas, puertas o ventanas para exhibir mercadería en cuyo caso se sancionará con la clausura del local. Además se prohíbe el uso de sonidos que provoquen malestar a los transeúntes.

Las sanciones por incumplimiento de una de las normas van de 25% hasta 10 remuneraciones básicas según el grado de inobservancia o gravedad de la ley.